El Papa Impostor. T. McLellan S.

Читать онлайн.
Название El Papa Impostor
Автор произведения T. McLellan S.
Жанр Зарубежный юмор
Серия
Издательство Зарубежный юмор
Год выпуска 0
isbn 9788873047780



Скачать книгу

      —Todas las mujeres son problemas—, Donald guiñó el ojo conspirativamente con una mueca de dolor.

      —¿Qué tal si nos sentamos y vemos el partido? — Bob sugirió. —Ella tiene que salir de la cocina alguna vez.

      —Busca la absolución—, dijo Carl.

      —¿Qué?

      —Busca la absolución. Confiesa y empieza de cero.

      Donald se volvió hacia Bob. —Pregúntale si hablará conmigo si veo a un sacerdote.

      Bob giró la cabeza en la dirección general de la cocina. —¡Quiere saber si hablarás con él si ve a un sacerdote!

      Dorotea se asomó de la cocina para mirarlos incrédula. —¿Qué?

      —Quiere saber...— Bob empezó.

      —Si voy a confesarme, ¿me dejarás hablar contigo? — terminó Donald.

      Dorotea pensó por un momento, y un parpadeo de diversión iluminó su cara. —Sí—, dijo ella, —Te escucharé si confiesas. Pero—, añadió, —un sacerdote no es el que absuelve tus pecados. Debes ir a la cabeza de la iglesia. Debes confesar—, ella señaló a Carl, —al Papa mismo.

      La preocupación se extendió por la cara de Donald. —Pero—, empezó a protestar.

      —Si quieres hablar conmigo, tienes que hacer esto—. Estaba claramente divertida.

      Donald se volvió hacia Carl. —Carl—, comenzó, y al ver la expresión de amonestación en la cara de Carl modificó su petición, —Juan Pablo, Su Excelencia, ¿escuchará las confesiones de un pobre pecador?

      —No lo sé—, dijo Carl, pomposamente, —Normalmente no escucho confesiones de nadie de rango inferior al de arzobispo.

      —¿Por favor, Excelencia? — Donald se sintió obligado a arrodillarse en una rodilla y besar el anillo de Carl, lo cual hizo. Se dio cuenta de que el anillo de Carl decía "C.U.N.Y.'67".

      —Necesitaremos una cabina de confesión—, dijo Carl. —Dorotea, ¿podrías poner dos sillas en la cabina? — preguntó.

      —Claro—, dijo ella, desapareciendo de nuevo en la cocina. Intentó desesperadamente reprimir su risa, que era claramente audible en toda la casa. Sin embargo, logró colocar dos sillas plegables en el armario delantero.

      —Después de usted, Su Excelencia—, dijo Donald.

      —Me pregunto—, se preguntaba Dorotea mientras colaba la pasta, —¿qué le está diciendo Donald a Carl?

      —Eso no es asunto tuyo—, regañó Betty.

      —Madre, por supuesto que es asunto mío. Donald es mi ex marido y Carl es mi hermano. Carl me lo dirá cuando salga.

      —Carl no te lo dirá. La santidad de la confesión está garantizada—. Betty removió la salsa de tomate.

      —Pero Carl no es un sacerdote. Ni siquiera es católico.

      —Él es el Papa. No puedes ser más católico que eso.

      Capítulo 6

      Dorotea detuvo su nueva composición, "Oda a un Observador de Bola de Nuez", para abrir la puerta. El grueso que bloqueaba la luz del sol llevaba un traje negro y gafas de sol. —Buenas tardes, señora.

      —Buenas tardes—, contestó ella, entrecerrándole los ojos.

      —Entiendo que un Papa Juan Pablo II reside aquí...

      —No es exactamente cierto. Carl Rosetti vive aquí.

      —¿Quién está ahí, Dorotea? — Carl llamó desde un rincón de la habitación.

      —Oh, nadie—, volvió a llamar, y luego se giró para dirigirse al gigante de la puerta. —¿Quién eres?

      —Fuimos informados por el Sr. Donald Harris que un tal Carl Rosetti, también conocido como el Papa Juan Pablo II, estaba en esta dirección.

      —¿Eres de la CIA? No puedes deportarlo, lo sabes. No es realmente polaco, sólo piensa que lo es. Le golpearon en la cabeza con una pelota de béisbol.

      —Estamos al tanto de la situación, Sra. Harris—. El protector solar se volvió hacia abajo. Asintió a la limusina negra estacionada en el callejón, y el conductor abrió la puerta trasera, permitiendo que dos mastodontes más con trajes y sombras negras precedieran a un pequeño caballero hispano con un sombrero de paja que salía del auto. Era John García.

      —¿Qué quieres con mi hermano?

      —Por favor, señora, ¿podemos entrar? — preguntó el primer gigante, abriéndose paso. Uno más le siguió, y también lo hizo John García. El guardaespaldas que quedaba estaba fuera de la puerta que daba al callejón, y el conductor se quedó en la limusina.

      Dorotea miró a los guardaespaldas, luego a John García. —Juan Pablo, tienes compañía—, anunció.

      Carl llevaba con su corona papal sus mejores sábanas, que tenían un bonito diseño floral. —Tráelos, Dorotea.

      —Están dentro.

      Carl se adelantó, extendiendo su mano. John García se quitó el sombrero, se arrodilló y besó el anillo de su clase. —Levántate, hijo mío. ¿Por qué has buscado audiencia conmigo?

      García se tiró del cuello nervioso. —No entiendo que escuches confesiones.

      —Siempre ha sido uno de mis deberes. Viene con el juramento del sacerdocio—, asintió solemnemente Carl.

      —¿Y repartes barras de chocolate?

      —Chupetines. Sólo después de que se cumpla la penitencia.

      —¿Chupetines? — preguntó Dorotea.

      —Bueno, le di una barra de caramelo a Donald después de su penitencia.

      —¿Una barra de dulce de azúcar?

      —Era todo lo que teníamos.

      Dorotea agitó la cabeza exasperada y trató de pasarse a los guardaespaldas de García. Después de tres intentos fallidos de salir del apartamento, se volvió hacia John García. —¿Te importa? Creo que quiero ir de compras.

      Garca asintió a sus secuaces. —Déjala ir.

      —Gracias—,dijo Dorotea, empujando a los hombres que cedían.

      García se volvió hacia Carl. —¿Por dónde empezamos?

      Carl se volvió con gracia, con un florecimiento sin sentido. —La confesión es un asunto privado, entre un hombre y Dios.

      —Sí, lo sé.

      —Es una cosa sagrada, un secreto guardado entre un hombre, su clérigo y Dios.

      —Bien, todo listo. ¿Cuánto quieres?

      Carl asintió a los guardaespaldas. —Deshazte de los matones.

      El primer titán se acercó a Carl amenazadoramente, pero García lo ahuyentó. —Ya lo oyeron, muchachos. Es una cosa privada.

      Los dos guardaespaldas se unieron al otro en el balcón, que gimió por su peso combinado.

      —Puedes empezar—, Carl se sentó en su trono plegable. García se encogió de hombros y se arrodilló ante él.

      —Perdonadme, Excelencia, porque he pecado. Han pasado dieciocho años desde mi última confesión.

      —Dieciocho años es mucho tiempo—, reconoció Carl.

      —Sí, lo es—, continuó García, —He cometido pecados horribles.

      —No recuerdo dónde estaba hace dieciocho años—, asintió Carl.

      —Lo recuerdo todo muy claramente.

      —¿Quién era el Papa, hace dieciocho años?

      —Papa Pablo, creo.

      —Sí, ¿qué Pablo?

      —No lo sé. El Sexto o el Séptimo o algo así. ¿Esto es una confesión o un examen de historia?

      —Muchas son las pruebas del