El Papa Impostor. T. McLellan S.

Читать онлайн.
Название El Papa Impostor
Автор произведения T. McLellan S.
Жанр Зарубежный юмор
Серия
Издательство Зарубежный юмор
Год выпуска 0
isbn 9788873047780



Скачать книгу

      

      El Papa Impostor

      Por

      T. S. McLellan

      Traducción por Arturo Juan Rodríguez Sevilla.

      Derechos de autor © 2016 por T.S. McLellan

      Dedicación

      Este libro está dedicado a mi amada esposa, Renee.

      Prólogo

      Me divierto imaginando cosas improbables, generando tonterías. Me gusta imaginar programas de televisión y películas que son completamente erróneos, o libros escritos por el autor equivocado. Me divierto leyendo cuentos de autores divertidos, porque a los autores pedantes no les gusta mucho leer. Esta historia comenzó como un mal juego de palabras, y me sorprendió cuando los personajes elaboraron los detalles y me encontré leyendo "El príncipe y el pobre" de Mark Twain, como si hubiera sido escrito por Douglas Adams. Cuando terminé esta historia hace más de veinte años, decidí que no la publicaría mientras el Papa Juan Pablo II estuviera todavía vivo, porque él era el personaje central y, habiendo hecho la investigación, lo encontré no un hombre tonto, sino un hombre que merecía la más alta reverencia y respeto. El lector puede notar que su personaje fue tratado con deferencia, un gran hombre en un entorno absurdo con héroes improbables.

      Era el año 1980. Muchas cosas pasaron en 1980, y esta es la historia de una de ellas.

      T.S. McLellan

      El Papa Impostor

      Prólogo

      Capítulo 1

      Capítulo 2

      Capítulo 3

      Capítulo 4

      Capítulo 5

      Capítulo 6

      Capítulo 7

      Capítulo 8

      Capítulo 9

      Capítulo 10

      Capítulo 11

      Capítulo 12

      Capítulo 13

      Capítulo 14

      Capítulo 15

      Capítulo 16

      Capítulo 17

      Capítulo 18

      Capítulo 19

      Capítulo 20

      Capítulo 21

      Capítulo 22

      Capítulo 23

      Capítulo 24

      Capítulo 25

      Capítulo 26

      Capítulo 27

      Capítulo 28

      Capítulo 29

      Capítulo 30

      Capítulo 31

      Capítulo 32

      Capítulo 33

      Capítulo 34

      Capítulo 35

      Capítulo 36

      Capítulo 37

      Capítulo 38

      Capítulo 39

      Capítulo 40

      Capítulo 41

      Capítulo 42

      Capítulo 43

      Capítulo 44

      Capítulo 45

      Capítulo 46

      Capítulo 47

      Capítulo 48

      Capítulo 49

      Capítulo 50

      Capítulo 51

      Capítulo 52

      Capítulo 53

      Capítulo 54

      Capítulo 55

      Capítulo 56

      Capítulo 57

      Epílogo

      Capítulo 1

      En la ciudad de Chicago, una subdivisión menor de un campo de maíz con el nombre de Illinois (que es una porción insignificante de los Estados Unidos de América) es un estadio muy menor conocido como "Wrigley Field". Wrigley Field, por extraño que parezca, no tiene nada que ver con la siembra de maíz, y poco que ver con la fabricación de chicles. Wrigley Field es un estadio deportivo, específicamente un deporte que se proclamó como el gran pasatiempo americano, a pesar del hecho de que el gran pasatiempo americano estaba realmente viendo el fútbol americano en la televisión los lunes por la noche. El béisbol era lo que Estados Unidos veía durante la temporada baja de fútbol.

      En un día en particular, el cielo estaba nublado y el sol apenas era visible, algunos grandes estadounidenses pasaban el tiempo lanzando la pelota de un lado a otro en Wrigley Field. Los equipos eran los Chicago Cubs y los Boston Red Sox.

      A nuestra historia no le importa quiénes eran los jugadores individuales, aunque la bateadora de los Medias Rojas tenía una línea de banda muy interesante. Estudiaba antropología social para un posgrado y decidió escribir su tesis sobre los rituales sociales y el sistema de castas de los Medias Rojas. Ella incluso expuso más para incluir sus rituales de apareamiento, e incluso participó activamente. Los Medias Rojas la querían mucho, si no a sus esposas.

      Lo que importa a nuestra historia es que en este día en particular mientras los Cubs y los Red Sox estaban en el campo de batalla, fue en la parte alta de la séptima entrada cuando los Cubs lanzaron y el bateador de los Red Sox cortó la pelota en una punta sucia que rebotó del bate en la cabeza del árbitro principal, Carl Rosetti.

      Nuestra historia es, por supuesto, sobre Carl Rosetti. Carl nació cuarenta y cinco veranos antes del incidente de la bola de foul en Wrigley Field. Debido a una combinación relativamente rara de calvicie de patrón masculino y canas prematuras, parecía un hombre de más de sesenta años. De hecho, parecía un hombre de sesenta y tantos años desde que tenía treinta. Se consideraba afortunado de que la tendencia no continuara, ya que cuando tenía cuarenta y cinco años ya debería haber mirado.

      Como un hombre de noventa años, pero el efecto parecía haberse detenido solo. En realidad tenía la esperanza de que para cuando cumpliera noventa años seguiría pareciendo un hombre de más de sesenta años. El hecho es (y él sería el último en admitirlo) que tenía un parecido sorprendente con el actual Papa, Juan Pablo II. Él sería el último en admitirlo, es decir, hasta el infame incidente de la pelota en Wrigley Field. Después de eso, pensó que era el Papa Juan Pablo II. No podía entender cómo había olvidado el polaco.

      Después de regresar a su Brooklyn natal, fue examinado minuciosamente por su médico de familia y por todos los colegas de su médico de familia en la profesión de salud mental. Después de intensas pruebas, pinchando y pinchando hasta el límite que su seguro de salud pagaría, fue finalmente liberado para volver a casa. Junto con la supresión consciente, esquizofrénica y delirante, y muchas otras palabras que usaron los médicos, "bastante inofensivo" fue la frase que vio su regreso al mundo exterior. — ¿Qué quieres decir con inofensivo? —preguntó su padre. —¿Cómo va a trabajar, eh? ¡Se cree el maldito Papa, por el amor de Dios! ¿Esperas que vuelva a trabajar para el béisbol? ¿Quién va a creer alguna de sus llamadas?

      —Sr. Rosetti,— el Dr. Sternberg sonrió indulgentemente, —Estoy seguro de que recibirá compensación laboral por una lesión relacionada con el trabajo. Puede que no tenga que volver a trabajar.

      A Bob Rosetti no le gustaba la sonrisa indulgente del Dr. Sternberg. Sentía que estaba siendo tratado con condescendencia, que era lo que era. Instintivamente desconfiaba de cualquiera con un título. También desconfiaba instintivamente de todos los demás, pero ni siquiera de una persona con un título. Incluso